13 septiembre 2012

SNICA (Federación Nacional de Información en Ciencias Agropecuarias)


El 21 de noviembre de 1989, el Ministerio .de Agricultura expidió la Resolución No.0881 por medio de la cual se reconoce personería jurídi­ca a la Federación Nacional de Información en Ciencias Agropecuarias SNICA
La Federación SNICA nace a la vida jurídica sobre pilares básicos construidos a través de 18 años de esfuerzo y trabajo cooperativo de las principales entidades del sector agropecuario, en la asidua y tesonera búsqueda por lograr el manejo nacional y eficiente de los recursos bibliográficos agropecuarios del país.


SNICA durante su existencia como asociación voluntaria cooperativa de bibliotecas y centro de documentación de prestante s entidades,

logró mantener unido el sector bibliográfico agropecuario, editar publicaciones en el área, mejorar los servicios de difusión y adelantar el proyecto "Base de Datos sobre Bibliografla Colombiana", primera etapa, auspiciado por COLCIENCIAS, ejecutado a través de PROCADI, mediante el cual se cuenta actualmente con un total aproximado de 80.000 referencias biblio­gráficas consultables a través de computador en 11 instituciones agrícolas.
Con el reconocimiento legal SNICA busca con­solidar el logro de sus objetivos y mantener su filosofia para dotar al país de un efectivo flujo de información que de manera oportuna beneficie a las entidades, a los profesionales, investigadore-:; y estudiantes del agro.



22 febrero 2010

Biblioteca Pública piloto de Medellin para America Latina

1. SU HISTORIA

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura;-UNESCO creada en Londres en 1944, reflexionó, desde 1948 en la importancia de bibliotecas públicas gratuita, como el medio más eficaz para resolver, en forma rápida y a menos costo, el problema de la educación de adultos y organiza un programa permanente encaminado a su promoción y desarrollo en el mundo.
Para estudio de las características que deberían definir su ejecución, celebró reuniones internacionales con representantes de los países miembros. La de MALMOE, sentó las bases para la creación de la Biblioteca Pública Piloto de Nueva Delhí, India. En octubre de 1951, el primer Ministro de la India inaugura la primera biblioteca pública piloto del mundo. Su transcendencia es mayor porque debía satisfacer las demandas de sus usuarios en tres lenguas: INDI, URDU e Inglés. Esta biblioteca tomó su rumbo propio y se consolidó como un medio de extensión bibliotecaria.


Contenido completo
-->


La V conferencia general de la UNESCO,reunida en Florencia (1950), convencida de la necesidad de seguir impulsando este moderno sistema, adoptó la Resolución número 4542 que autoriza al Director General para participar en una conferencia regional, en América Latina, para promover el desarrollo de las bibliotecas públicas en esta región. La UNESCO cita la conferencia sobre el tema específico El desarrollo de los servicios de biblioteca pública en América Latina, en la asamblea de bibliotecarios de América, reunida en Sao Paulo, Brasil, en octubre de 1951. Allí se valoran los magníficos resultados de la biblioteca de Nueva Delhí y se la consideró como producto de la democracia y su mayor agente para la educación integral de los pueblos. Los delegados de la Unión Panamericana plantearon la necesidad de crear una Biblioteca Piloto en el hemisferio occidental a la mayor brevedad posible, teniendo en cuenta que, algunos países, como Brasil, Guatemala, Colombia y Cuba, piden ser sede del proyecto. La VI Conferencia de la UNESCO en París, 1951, autoriza al Director General, mediante Resolución número 4.441 para concretar la propuesta hecha en Sao Paulo. Por decisión del Consejo ejecutivo, Colombia fue elegida como sede; no fue fácil para la UNESCO escoger el país para el proyecto, ya que muchos otros la solicitaban, entre ellos: México, Brasil, Colombia, Guatemala, Cuba, Panamá y Chile. Ante la insistencia de Colombia mediante la intervención del Señor Presidente de la República y el decisivo aporte del doctor José Manuel Mora Vásquez, representante de Colombia ante la UNESCO y el Embajador de Colombia en Francia, doctor Augusto Ramírez Moreno, quienes trabajaron diplomática y políticamente, se logra que esta biblioteca se establezca en el país.
El experto, doctor Carlos Victor ­Pena, especialista bibliotecario, se instala en Bogotá para observar el ambiente colombiano y determinar la ciudad más apta para desarrollar el proyecto. La fundación de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina se acordó en París el 10 de noviembre de 1952 en documento firmado por el doctor José Manuel Mora Vásquez, delegado permanente del país ante la UNESCO, en representación del Gobierno de Colombia y por el Director General de la UNESCO, doctor Jaime Torres Bodet. Esta era la segunda Biblioteca Piloto, surgida en el mundo.
La creación de la Biblioteca no fue un hecho fortuito. Fue el logro de la gestión de un país y de un gobierno, resultado de demostrar las necesidades de la comunidad y de comprometerse en proyectar los beneficios obtenidos. La Biblioteca Pública Piloto es uno de los hechos culturales más representativos realizados por una organización mundial para un país.

2. LA BIBLIOTECA Y SU PROYECCIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL. 

El proyecto piloto de biblioteca pública constituye un modelo para el desarrollo de los servicios de este tipo en Colombia y los demás países de América Latina. La entidad es proyectada como parte de un programa de educación fundamental, pues nada logra un país creando escuelas sin bibliotecas; enseñando a leer sin dar oportunidad para que lo hagan quienes aprenden esta función. Una biblioteca no es un conjunto de libros, sino una actividad profesional encaminada a promover la lectura de mil maneras. La Piloto ha sido, para el país, la referencia cultural y educativa pública más importante y el modelo para nuevas bibliotecas: a su creación, siguió la de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, y la creación de la Facultad de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia y de otras importantes carreras de esta naturaleza en universidades de la capital del país. También La Piloto ha sido el ejemplo que han seguido para la planeación y desarrollo de los programas de biblioteca.
En varios países de América Latina, existe el hilo conductor de la educación y la cultura. Hace que se mantengan vivas las identidades latinoamericanas, a través de los libros. Las bibliotecas son depósitos del saber abiertos a los hombres de las diferentes clases, razas, religión y edades.
Esta, precisamente, ha sido una de las labores integracionistas y de impulso de la filosofía que orienta la Biblioteca Pública Piloto de Medellín. Sus enseñanzas en el continente -a través de conferencias en seminarios internacionales, las frecuentes visitas del extranjero para conocer sus orientaciones- la han convertido en orientadora.

3. ANTIOQUIA Y LA BIBLIOTECA PUBLICA PILOTO. 

El Departamento de Antioquia lo integran 124 municipios, tiene un cubrimiento total de bibliotecas. -no una por municipio, sino un promedio de 3 centros dedicados a servir como tales-, es el reflejo de lo que, para una región, ha sido un ejemplo cultural de importancia. Este desarrollo ha tenido un amparo y un modelo que es la Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina. Estos más de 300 centros, han cifrado sus propósitos en la filosofía de La Piloto. A ellos se les ha dado ejemplo, apoyo, capacitación, asesoría y aliento para consolidar su obra. Estas bibliotecas, en su organización y propósitos tienen el modelo de La Piloto. Un solo ejemplo para ilustrar la importancia: son de estantería abierta, permitiendo que el lector esté en contacto directo con el libro. La dinámica cultural de la región, los avances educativos y sociales, están unidos a las oportunidades brindadas desde estas bibliotecas.

4. MEDELLÍN Y LA BIBLIOTECA PUBLICA PILOTO.

En la creación de la Biblioteca Pública Piloto participaron los estamentos de gobierno, las organizaciones comunitarias, la empresa privada, las asociaciones gremiales, las autoridades eclesiásticas, militares, los directivos universitarios y en su crecimiento y desarrollo siguen participando las fuerzas oficiales y particulares con entusiasmo. No hay organización o persona que, en este momento, no haya hecho propio el hecho de tener para la ciudad el proyecto modelo propuesto por la UNESCO. Es un orgullo personal e institucional ser parte de la Entidad. Una muestra de la categoría que deseaba acentuar como centro cultural, es el hecho de que, para seleccionar al primer director, se tuvieron candidatos, entre ellos: investigadores del Caro y Cuervo, rectores universitarios, cónsules, presbíteros. Es decir personalidades de las más altas calidades.
La Biblioteca ha sido el corazón cultural de la ciudad; a su amparo han crecido y caminado las entidades que cumplen este propósito, los grupos de proyección que entregan su creación. Es, en la actualidad, la entidad que tiene el promedio diario más alto de eventos culturales, con un público masivo, comprometido con sus realizaciones. Es la entidad conservadora de la creación individual y colectiva, es el espacio para el aprendizaje crítico; es el escenario para el lanzamiento de múltiples gentes nuevas, con vocaciones diferentes en los deberes de la inteligencia, hacia el camino literario.
La categoría de las manifestaciones es calificada, por sus usuarios, de muy alta. Por ello, es la sede de eventos de las universidades o de los organismos nacionales y extranjeros, que saben que este es el mejor escenario. Entre las gentes del común se dice Si ese libro no se presenta en La Piloto, no existe. Para Medellín no es sólo su centro cultura, es su corazón cultural.

5. QUE CUSTODIA LA BIBLIOTECA PILOTO.

Tratar de decir en este documento lo que posee la biblioteca, sería interminable; su patrimonio documental y audiovisual, su recurso humano, sus sedes, la calidad de los servicios, son de valor imposible de medir. Se ha conformado con mucha solidez, con gran categoría en los actos y respeto por las expresiones; se le da valor al más elemental de los documentos. De allí que su patrimonio sea la reunión del patrimonio colectivo. Destacamos algunas cifras: cerca de seiscientos treinta y cinco mil fotografías, quince mil libros especializados en la región, son sólo el inicio de lo que puede ser esta enunciación.
En cuanto a la literatura latinoamericana se tiene la mejor colección en la ciudad, En la literatura colombiana, se encuentra a la par con las bibliotecas más importantes del país.
Se tiene la Sala Antioquia con el más amplio acervo documental para investigadores, técnicos, profesores, profesionales y estudiantes universitarios. A la vez se ha ampliado una sección de documentos y archivos del gran Caldas que, voluntariamente han donado sus dueños. Se conserva el más completo archivo vertical de su género entre las bibliotecas de la región. El material documental y gráfico sobre historia de la caricatura en Colombia, sin duda, con el de la Biblioteca Luis Ángel Arango, es el mejor en su género en el país y el modelo para otros países.
Las colecciones patrimoniales que reúnen Libros Raros y Curiosos, ejemplares únicos, ediciones Príncipes, Colección UNESCO y las bibliotecas personales de León y Otto de Greiff, son de un valor incalculable. A ello se une la discoteca personal de Otto de Greiff con 7.000 discos.
Con el programa de archivos personales de escritores e intelectuales, la Biblioteca es pionera en este campo en lo referente a Antioquia y el Gran Caldas. El Centro de Información Literaria de América Latina que realizó el XIV Simposio Internacional de Literatura con más de cuatrocientos participantes venidos de 57 universidades del continente y de Europa y la organización y desarrollo de este centro ha sido considerado, por las más prestigiosas universidades norteamericanas, como ejemplo único. Actualmente, es demandado por los especialistas de literatura del continente, lo que implica que Colombia, a través de La Piloto contara con la visita de estudiosos del tema, este es otro de los grandes servicios de la Entidad con permanente proyección internacional.
La colección de información sobre arte recoge más de 7.000 catálogos, además de reseñas, bibliografías, recortes, manuscritos y tiene reconocimiento y uso nacional: se desplazan en busca de datos los investigadores de museos, galerías de arte, universidades, academias del país.
Los Archivos fotográficos cuentan con seiscientos treinta y cinco mil negativos que dan cuenta de la evolución cultural, económica, industrial, comercial, social, etc. de una región que a la vez, históricamente ha participado significativamente, en el desarrollo del país. Este es otro de los muchos valores de la Biblioteca Pública Piloto. Estos fondos fotográficos, son los terceros en importancia en América Latina.

6. OTRAS ACTIVIDADES.

Adicional al patrimonio mencionado anteriormente, del cual destacamos sólo una parte de lo que se posee, es necesario anunciar algunas de las múltiples actividades de divulgación que cumplen una tarea educativa de cobertura.
El Fondo Editorial de La Piloto, llega a los noventa títulos publicados. Es la única Biblioteca con un sello editorial propio, donde se editan las obras que no tienen cabida en otras editoriales o que son producto de los trabajos adelantados en los talleres literarios de la Entidad que funcionan para niños, jóvenes y adultos. Varios de los escritores de Antioquia allí se han formado. Una serie de reconocimientos nacionales e internacionales han obtenido los asistentes, los dos premios nacionales de cuento y novela, otorgados por COLCULTURA en 1996 fueron talleristas de la Biblioteca, éste es sólo un ejemplo de la importancia de estos espacios.
Hay una actividad cultural muy peculiar que viaja de ciudad en ciudad, llevando exposiciones, muestra de los creadores, para que las gentes los conozcan más de cerca y puedan sentir que son o fueron personas reales, que dedicaron su vida a transmitir sus vivencias y conocimientos.
Los talleres que sensibilizan a los niños, jóvenes y adultos en la música, la pintura, la escritura, la escultura, la danza, son espacios de encuentro de sociabilización, tolerancia del despertar intelectual. A esta labor se dedican setenta horas semanales con profesionales especializados para formar seres mejores.
La Piloto tiene cinco Bibliotecas sucursales en los barrios populares: San Antonio de Prado, San Javier La Loma, Florencia, Campo Valdés y en el Raizal. Las tareas que allí se cumplen, son una reproducción, de acuerdo al medio, de lo que realiza la principal.
La Biblioteca ha participado, activamente en ayudar a formular los planes de desarrollo cultural de Antioquia y Medellín. Sus aportes han sido clarificadores para definir lo que se debe adelantar.
Las Cajas Viajeras que llevan libros a municipios, veredas y corregimientos lejanos y que hoy son imitados en varios departamentos y países, tenían su semilla en el inicio de la Biblioteca, cuando los libros se llevaban en las silletas que se transportaban las flores. Estas y otras modalidades de programas de extensión, como lo que fue el Bibliobús o las de hoy: refuerzos de colecciones, colecciones básicas, etc. complementan la tarea de los profesores y estudiantes.
Diariamente se proyectan películas de contenido cultural y se realizan foros a cerca de sus alcances. En el país, tiene un reconocido fondo de videos con entrevistas exclusivas de escritores colombianos y extranjeros y con la grabación de los actos culturales que se realizan en sus instalaciones. Este material, es de permanente consulta por los investigadores y los profesores de las universidades que cumplen tareas académicas en la ciudad.

7. QUIENES HACEN LA PILOTO.

La Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina no es un espacio, ni unos documentos inertes. Para decirlo con exactitud es el alma del pueblo que recurre a la educación como su elemento de vida. A La Piloto no sólo la acredita su patrimonio, sino lo que le ha entregado a las personas y al país por espacio de cuarenta y ocho años; la hacen los millones de horas que ha tenido sus puertas abiertas para que allí se forme y se exprese el pensamiento y las expectativas de un país.
La Biblioteca no es un lugar silencioso. Al contrario, es un medio de acción intelectual. Quienes a ella han llegado y han recibido su influencia, no han permanecido estáticos. Son personas cuya formación y pensamiento ha transcendido, porque lo que aquí han aprendido, hoy lo están repartiendo, con creces, en muchos otros lugares del mundo y a demasiadas personas. El beneficio es, por lo tanto por la comunidad. 

8. EL ORGULLO DE UN PAÍS.

Una misión cumplida por años, un guardar y custodiar la memoria de un país y un patrimonio de incalculable valor, no pueden ser mirados como una propiedad exclusiva. Debe -porque así corresponde a su realidad y a sus enseñanzas- ser juzgada como la gran beneficiaria de un país, de una comarca, de un destino cultural de la patria, el alcance de su espíritu no se puede reducir. Es un centro espiritual que tiene Colombia para presentar como el gran logro del trabajo comunitario y democrático, como la universidad para la vida que el Gobierno apoya en unión de los centros educativos para la superación de sus gentes.

Misión
La Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina  propicia el libre acceso a la información, la cultura, el aprendizaje y la generación de conocimiento. Contribuye a la comprensión del entorno social y a la formación de sujetos críticos e independientes, al mejoramiento de la calidad de vida  y a la transformación social de la comunidad. Fomenta la diversidad cultural, y propende por la formación, conservación y difusión de la identidad nacional y de la memoria documental regional.
Visión
En el año 2015, la Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina habrá fortalecido su vocación patrimonial regional, conservará su liderazgo como institución cultural y se destacará por la prestación de servicios de información innovadores y de calidad, para la construcción de una sociedad pluralista, democrática y participativa.
Contará con el apoyo de un recurso humano altamente competitivo y una plataforma tecnológica avanzada,  para posibilitar el acceso a la información y el uso amplio de las tecnologías de la información y la comunicación.
Estará posicionada como ente coordinador de la Red de Bibliotecas Públicas de Medellín y su Área Metropolitana.
MAS HISTORIA
 La Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina, con el apoyo de la UNESCO fue fundada hace 60 años. Ha cumplido una importante labor en la ciudad de Medellín y en el departamento de Antioquia, permitiendo que su población encuentre en sus recursos documentales la respuesta a sus inquietudes, el avance en las investigaciones y los registros de hechos pasados y presentes, lo cual hace de la Biblioteca el espacio para acceder al conocimiento. Durante su existencia se ha configurado un valioso acervo de orden histórico universal y de manera particular de la región antioqueña, adquiriendo con él un perfil especial en el mundo educativo y cultural como conservadora y difusora del patrimonio.
 La primera acción en el rescate de la memoria visual se adelantó en 1980 al adquirir cerca de 7.000 placas de vidrio que quedaban del archivo del fotógrafo Benjamín de la Calle . En 1995, la Biblioteca logra un nuevo propósito en este sentido, al adquirir  el archivo fotográfico de otro antioqueño, Melitón Rodríguez, el cual contiene 220.000 negativos y en 1998 adquiere por compra el archivo fotográfico de Gabriel Carvajal, maestro de la fotografía en Antioquia desde los años 40, el cual posee unos 400.000 fotogramas entre negativos y diapositivas;  ese mismo año es recibido en comodato los archivos fotográficos de la Fundación Antioqueña de Estudios Sociales FAES, entre los cuales son dignos de mencionar el de Francisco Mejía, con imágenes de la ciudad de Medellín entre los años 30 al 50 y el de Rafael Mesa, fotógrafo de principios del siglo XX;  en el año 2000 compra el archivo fotográfico del reportero gráfico Horacio Gil Ochoa con una trayectoria de 40 años sobre todo en el campo deportivo, con aproximadamente 450.000 fotogramas entre negativos y transparencias; en el 2001 se recibe en donación el archivo fotográfico de Diego García DIGAR, que dedicó su vida a la clase médica y empresarial de Antioquia, con unos 120.000 negativos, y en el último año se han recibido donaciones de pequeños archivos fotográficos importantes, enriqueciendo el patrimonio visual de la Biblioteca,en forma tal, que se convierte en  una de las cuatro instituciones que posee el patrimonio fotográfico histórico de mayor importancia en Latinoamérica y el mayor archivo fotográfico de negativos de América Latina con aproximadamente 1.500.000 de fotogramas, de los cuales unos 300.000 son negativos en vidrio. Las adquisiciones  han sido posibles gracias al apoyo de la Fundación para la Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural Colombiano, el Instituto Colombiano de la Cultura- COLCULTURA, Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación, Municipio de Medellín, Departamento de Antioquia, Suramericana de Seguros, Banco de la República, y Banco de Colombia entre otros.
 La tarea que prioritariamente adelanta la Biblioteca con este patrimonio visual está centrada  en la conservación, preservación y difusión, y es por ello que en 1997, realizó el II Taller Seminario sobre Conservación de materiales bibliográficos con especialización en material visual con la participación de funcionarios encargados de todos los archivos fotográficos del país oficiales y privados, con la organización de la Biblioteca Nacional de Venezuela, Biblioteca Luis Angel Arango del Banco de la República, Comisión Mixta Cultural y Educativa Colombo-Venezolana y la Biblioteca Pública Piloto de Medellín y en el año 2001, con la Universidad de Antioquia, se realizaron dos seminarios sobre Organización y Conservación de Archivos Fotográficos para personal del sector oficial y privado interesados en el temario. 
 Como complemento esencial a su Archivo Fotográfico, la Biblioteca Pública Piloto posee una singular colección de libros sobre fotógrafos y técnicas fotográficas. Dicho acervo asciende a 890 títulos y 1548 ejemplares, sin contar con numerosas series de anuarios, catálogos y revistas especializadas, convirtiéndose  en una colección consultada por gente dedicada a la investigación en el campo de la fotografía. Gran volumen de esta colección perteneció al fotógrafo Gabriel Carvajal y fue calificada de valor patrimonial en el 2005 por el historiador español Horacio Fernández, autor de varios libros especializados de Historia y Director de Photo España 2005-2006, la más importante organización de arte fotográfico en Europa.
 El calificativo de patrimonial se debe a que muchos ejemplares son verdaderas “rarezas bibliográficas” difíciles de conseguir y primeras ediciones de alto costo entre otras razones. En dicha colección existen libros de los más prestigiosos fotógrafos del mundo como Man Ray, Haskins, Robert Capa, Henri Cartier Bresson, Yousuf Karsh, Meisnitzer, Le Prat, Feininger, Andrès Kertèsz, De Dienes, Verger, Irving Penn, Martín Chamba, Peretz, David Hamilton, Clemmer, Richard Avedon, Everard, Katz, Viollrt, Brassai y Alvarez Bravo y de los colombianos como Nereo, Hernán Díaz, Leo Matiz, Sady González, Melitón Rodríguez, Gabriel Carvajal, Horacio Gil Ochoa, León Ruiz, Jorge Mario Múnera y Carlos Caicedo.
 Desde 1998 la Biblioteca trabaja en la divulgación nacional e internacional, con publicaciones como Espacios, Momentos y Personajes de Melitón Rodríguez, Retratos de Gabriel Carvajal,  La Bicicleta, mi cámara y yo de Horacio Gil Ochoa, Una geografía de la mirada-Antioquia 1950-2000  de Gabriel Carvajal. Desde el año 2001 se ha publicado el libro 150 años de la Fotografía en Antioquia con tres ediciones agotadas a nivel regional. A nivel nacional, el Museo Nacional de Colombia con la curaduría del maestro Eduardo Serrano incluyó a varios de sus fotógrafos en el libro “Historia de la Fotografía en Colombia 1950-2000”.
 Se han realizado exposiciones internacionales de Melitón Rodríguez en el Centro de Memoria Visual de México en 1998, y de Melitón Rodríguez y Benjamín de la Calle en España en el año 2001. A nivel nacional se han realizado exposiciones de Melitón Rodríguez, Benjamín de la Calle, Francisco Mejía, Gabriel Carvajal, Horacio Gil Ochoa y colectivas de otras colecciones fotográficas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.
 Con la UNESCO, el IFLA y la Biblioteca Nacional de Caracas, en el año de 1998, se realizó  la multimedia LA FOTOGRAFÍA EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, EN EL SIGLO XIX Y PRINCIPIOS DEL SIGLO XX y posteriormente con la UNESCO se realizó el proyecto visual, 100 AÑOS DE  ARQUITECTURA EN COLOMBIA 1880-1980 dentro del programa Memoria del Mundo.
 La Biblioteca tiene su página Web: www.bibliotecapiloto.gov.co  donde puede consultarse la Biblioteca Virtual en asocio con la Universidad de Antioquia, posee  612 obras de 388    autores, digitalizadas y listas para ser consultadas. Igualmente en la Web al ingresar a Patrimonio de Imágenes encontramos sus galerías fotográficas, como exposiciones permanentes, con las reseñas biográficas de Foto Rodríguez, Gabriel Carvajal, Horacio Gil Ochoa, Francisco Mejía,  Jaime Osorio, Pastor Restrepo, Gonzalo Gaviria, Gonzalo Escobar, Manuel A. Lalinde, Rafael Mesa y Benjamín de la Calle.
  Al interior del Archivo Fotográfico, se pueden consultar otros archivos fotográficos digitalizados en JPG con aproximadamente 5.000 imágenes. Las multimedias: 100 Años de Arquitectura en Colombia 1880-1980, Medellín una historia en imágenes y Fotografía en América Latina y El Caribe, pueden consultarse directamente en la Biblioteca. En preproducción está una serie  de multimedias: Historia de la Fotografía en Antioquia 1848-2000. La página Web de la Biblioteca tiene un promedio de 6850 visitas mensuales, de las cuales un 70% corresponde a visitas al Archivo Fotográfico Virtual.
 En lo relacionado con la conservación y preservación del archivo fotográfico, se tienen establecidos los protocolos de acuerdo con unos parámetros internacionales. Se  realizan los procesos de limpieza del material negativo y positivo, embalaje, duplicación de negativos y diapositivas, restauración de emulsiones y fotografías, recuperación de imágenes, análisis visual con catalogación descriptiva y archivo final. Desde hace cuatro años, se creó el programa  Administrador Digital de Archivos Fotográfico ADAF,   por medio del cual se  hace una catalogación electrónica de fácil búsqueda y edición con la incorporación de las imágenes en baja densidad para ser consultadas a través de un  computador personal o institucional.
 El desarrollo de estos procesos generó otra serie de necesidades, como fue la restauración digital de las imágenes  por su importancia patrimonial, cultural, artística y/o fotográfica. Actualmente se vienen desarrollando tres proyectos a pesar de los escasos recursos económicos de la Biblioteca:
Foto Rodríguez, Benjamín de la Calle y Francisco Mejía, con una digitalización de los negativos originales en vidrio, seleccionados previamente por su calidad patrimonial, cultural, artística y/o fotográfica o por su deterioro, que fácilmente va a llevarlo a pérdida total de la imagen. Son 950 imágenes que actualmente se guardan en 30 Megas Tiff con máxima resolución, en discos compactos archivados lejos de los computadores bajo unas condiciones de temperatura, luz y humedad relativa apropiados. De este material se pueden copiar imágenes para divulgación y publicaciones con excelente calidad.
 Como complemento fundamental a estos procesos, en dos meses entregan el nuevo edificio del Archivo Fotográfico con aportes de la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín. Se considera que será la construcción de América Latina desde el punto de vista técnico con las  condiciones óptimas para la conservación de archivos fotográficos y bibliográficos, ya que en este edificio también estará la Sala Antioquia, que posee documentos patrimoniales muy importantes de la cultura antioqueña.
 Se prestan los servicios de asesoría y organización de archivos fotográficos y es así como se organizó el Archivo Fotográfico del METRO de Medellín, Archivo Fotográfico de la Caja de Compensación COMFAMA, ALCALDÍA DE MEDELLÍN y actualmente tiene proyectos presentados a otras entidades con el mismo fin.
 La Biblioteca Pública Piloto de Medellín ha venido desarrollando algunos productos en este sentido: digitalización fotográfica y audiovisual pero esto no es suficiente sin la construcción de un organismo, con políticas y recursos, que no haga eventos, sino programas de preservación y digitalización de nuestra memoria patrimonial.
 La nuestra es una carrera contra el tiempo, donde el Estado, la Universidad y la Empresa Privada deben realizar alianzas estratégicas para adelantar proyectos de Conservación de la Memoria de los Pueblos.

Directores:
Julio Cesar Arroyave Calle
Gloria Inés Palomino Londoño
Tomado de:




Direccion:

Carrera 64 No. 50 - 32 A.A. 1797 Tel.. 230 24 22 - Fax. 230 53 89
Medellín - Antioquia – Colombia

----------------------------------------------